Cargando traducción..
Carregando...
Contacto 78517961
Atención online

Últimas noticias

A la hora de compartir vivienda ...
12/10/2016

Vivir solo ciertamente tiene sus ventajas, pero a veces es un lujo que no nos podemos permitir. Tener un compañero de cuarto es algo que no tiene la mejor reputación, sin embargo, no todo es malo: con un roomie puedes buscar un espacio más grande y dividir costos. Toma en cuenta estos consejos para cerciorarte de que la convivencia sea armoniosa:

- Establezcan las reglas básicas: no importa si te mudarás con tu amigo de toda la vida o si apenas se conocen, es vital que fijen normas esenciales de convivencia desde el primer día. Cada persona tiene necesidades y deseos distintos de la vida en el hogar, es muy importante que ambos estén conscientes de ello y lo respeten. Algunos puntos importantes son la postura de ambos frente a las mascotas o el nivel de limpieza que buscan tener. Tú puedes ser el mejor roomie todo el tiempo, pero sería imposible tratar de complacer a tu compañero siempre.

- Conozcan sus horarios y respétenlos: procuren discutir previamente los horarios de sus actividades habituales, ya que pueden ser opuestos el uno del otro. Quizá uno trabaja por la noche, mientras el otro estudia o se ejercita muy temprano cada día. Ten consideración con sus horas de sueño o de trabajo y evita poner tu música, tu consola o tus películas a todo volumen cuando se requiera. El respeto mutuo rendirá frutos.

- Sepan quién va a pagar qué: la parte que puede llegar a ocasionar problemas es ver quién va a pagar el alquiler, las facturas y los víveres. Chéquenlo tan pronto como puedan para evitar conflictos o resentimientos. Usualmente la renta se divide en partes iguales, pero ojo, en caso de que alguien tenga la habitación más grande, será necesario hacer acuerdos. Después, determinen la forma de pago al casero: cheque, depósito, etcétera. Pónganse de acuerdo entre ustedes para fijar la fecha en que reunirán la renta, de modo que ninguno vea mermada su cartera de un día para otro. Igual de importante es revisar cómo se hará el super, si de forma comunitaria para compartir, o bien, cada quien por separado.

- No usen nada sin pedirlo antes: aún cuando tengan una relación de amistad de años, no deben perder la cortesía de pedir prestado un poco de detergente o la secadora de pelo al roomie. Asumir que lo suyo es tuyo también es un gran error al vivir con alguien, tal vez sea así dentro de tu familia, pero para tu compañero de cuarto puede ser totalmente ofensivo.

- Pongan horarios de tareas: no hay nada peor que un roommate que amontona los platos en el fregadero esperando que se laven solos. Si eres quien termina lavando todo, mejor habla con él o ella para establecer un esquema de labores domésticas y horarios para hacerlas, la condición es que les haga sentido a ambas partes.

- Sé cortés con las visitas: es natural que de vez en cuando quieras invitar a tus amigos a pasar un rato o ver una película, pero toca primero el tema con tu roomie. No es agradable llegar a casa cuando está llena de gente y lo único que quieres es descansar. Platica con tu compañero para llegar a un acuerdo, quizá puedes mantener la fiesta en la sala o a un volumen bajo para no perturbar el sueño de tu roommate que trabaja temprano al día siguiente.

- Sé empático: ser un buen roommate no solo implica lavar los trastos, mantener el orden y el silencio cuando se necesita. También involucra tener una buena relación con la persona con la que vives. Cuando veas que llegó a casa después de tener un día difícil, ofrécele escucharlo, cocinar para hablar mientras cenan o abrir una botella de vino o unas cervezas. Su hogar debe ser un oasis de paz, ambos necesitan contribuir para lograr esa sensación.

- Comuníquense: cuando vivimos con alguien es buena idea avisarle cuando llegarás tarde o si no irás a dormir. Cuando tu roomie sabe dónde estás, puede saber si algo no va bien y, en dado caso, auxiliarte o notificar a tu familia.

- Pasen tiempo juntos: si bien ambos tienen vidas separadas y pueden no ser amigos, es bueno que tengan un tiempo para pasar juntos y ver la televisión u otra actividad en esos lapsos en los que coinciden en casa. Esto ayudará a abrir líneas de comunicación y a apoyarse si alguna vez tienen un conflicto.

Vivir con alguien más puede tener algunos contras, pero también es una gran oportunidad de crecer como persona y de aprender a manejar responsabilidades que te prepararán para el resto de tu vida. 


Fuente: Metros Cúbicos






Últimas noticias
 16/01/2017 - Porqué invertir en bienes raíces?
 22/11/2016 - Transformación digital del mercado inmobiliario
 21/11/2016 - Redes sociales y mercado inmobiliario
 09/11/2016 - No cometas estos errores al enseñar tu casa
 08/11/2016 - Prepárate para la venta de tu casa
 28/10/2016 - Errores al comprar vivienda
 25/10/2016 - Cómo tener una vivienda sustentable?
 18/10/2016 - 5 Consejos para realizar inversiones inmobiliarias
 12/10/2016 - Cómo eligir la casa ideal?
 12/10/2016 - A la hora de compartir vivienda ...
 06/10/2016 - Los drones en el sector inmobiliario
 21/09/2016 - Consejos a la hora de comprar una oficina
 20/09/2016 - Casas pequeñas, muy perqueñas
 19/09/2016 - La Casa que se divide en dos
 16/09/2016 - Plusvalía inmobiliaria
 14/09/2016 - Casas con alto ahorro energético
 09/09/2016 - Conviene contratar un agente inmobiliario?
 06/09/2016 - Domótica: casas "inteligentes"
 05/09/2016 - Edificios de uso mixto como modelo de inversión
 01/09/2016 - Claves para aprovechar un espacio reducido
 23/08/2016 - Perfil del comprador moderno
 23/08/2016 - 10 sencillas maneras de aumentar el valor de tu hogar
 19/08/2016 - E-mail marketing en el mercado inmobiliario
 18/08/2016 - Ahorrar: primer paso para adquirir vivienda
 17/08/2016 - Inmuebles sustentables se comercializan más rápido
 16/08/2016 - Arquitectura sustentable II.
 15/08/2016 - Arquitectura sustentable I.
 12/08/2016 - Cómo percibir signos de deterioro en una propiedad
 12/08/2016 - Internet revolucionó el negocio inmobiliario
 11/08/2016 - Remodelar o vender ?
enviando...